miércoles, 30 de noviembre de 2016

Cuando hay ausencia de Dios todo puede pasar

Hola queridos hermanos que hacen favor de leerme y de seguir mis publicaciones en las redes sociales, hace mucho que no escribo en éste blog y es debido como algunos saben a la falta de tiempo y por qué no decirlo también de inspiración, a veces hay que guardar silencio si no se tiene algo bueno que decir ¿no lo creen?. Sin embargo, sigo publicando algunos tuits con pensamientos y reflexiones, también compartiéndoles las homilías de la Santa Misa a la que acudo siempre que puedo.


En ésta ocasión pude asistir a un retiro, al 8 Congreso Católico Jesús Rostro de la Misericordia organizado en la ciudad de Pachuca. Lamento no haber poder estado en todo el evento para compartírselos pero estuvo el hermano Manuel Capetillo muy conocido por todos ustedes en María Visión y también el Padre Salvador Herrera quién ha tenido participaciones importantes en ESNE El Sembrador. Junto ellos el Grupo Ángelus hicieron cantar y alabar al Señor Jesús para darle la gloria y el honor que se merece. Por cierto, agradezco mucho al hermano Michel Dossetti su siempre gentil invitación para con su servidor.




En la reflexión del Padre Misericordioso mejor conocida como del Hijo Pródigo, el sacerdote nos lleva a analizar e interiorizar cada una de las actitudes de los protagonistas y nos hace entrar desde diversas perspectivas que quizá no las hubiésemos contemplado, iluminados con la presencia de Nuestro Señor Sacramentado en la hora santa.

 
"... el Santo Cura de Ars no tuvo que recibir un retiro sobre la misericordia divina..."


El Padre Salvador Herrera tuvo a bien una vez terminada la hora santa, imponernos las manos para liberarnos y bendecirnos.



Es en ese momento que aprovechamos para platicar brevemente con él para preguntarle ¿Qué piensa de la situación de violencia en México? y ¿Cuál debería ser nuestra actitud como católicos ante la perspectiva del nuevo gobierno en los Estados Unidos? entre otras cosas.

 
"...en mi visión sacerdotal no veo mayor problema con nuestros vecinos..."


Espero que la reflexión que les comparto sea de bendición y crecimiento espiritual para ustedes tanto como lo fue para mí. Reciban un abrazo doblemente afectuoso ya que ahora nos encontramos en el adviento y albergamos con esperanza del nacimiento de nuestro redentor.

¡Saludos!

No hay comentarios.: