lunes, 27 de abril de 2015

Dios los hace y ellos se juntan


La creatividad de los fieles y su amor
por el don del sacerdocio expresado
en un pastel.
Hace unas semanas pude acompañar junto con la comunidad de Tasquillo, Hidalgo al festejo por el XXV aniversario sacerdotal de mi amigo el Padre José Juan Mociño quien llegó providencialmente a nuestra diócesis por estas cosas que solo Dios conoce.

Gran orador, conocedor de angelología estudiado en el Opus Angelorum nos ha dado fascinantes catequesis sobre los ángeles y su papel en la creación. Enamorado de la Eucaristía, hizo que el Señor me llamara bien temprano a la hora santa donde he tenido unos increíbles encuentros con Jesús resucitado, vivo y presente. Son de esos sacerdotes por quien el amor de los amores hace fluir la gracia a través de su Alter Chistus, el sacerdote.

Un día una hermana y vecina se atreve a decirle sin consultarme: Padre José Juan aquí el hermano Miguel tiene la idea de que tengamos una Capilla de Adoración Eucarística Perpetua, ¿quién yo?, le dije con asombro y con un poco de indignación pues las conversaciones que había tenido con ella eran solo preeliminares pues habíamos estado viendo el material con los testimonios del Congreso Eucarístico de Quebeq. Y me empuja, y entonces hable, como algunas veces por hablar, no se porque y conte las experiencias de tantas personas que fueron tocadas por Cristo desde el Santísmo Sacramento expuesto día y noche. Pero por supuesto que muchas de éstas cosas ya las conocía, no iba a decirle nada nuevo, lo que hizo falta fue una chispa y luego se corrió como un reguero que motivó a muchos en la ciudad y que habrá de incendiar un día al país entero.

Y se hizo realidad, con la colaboración de muchos y en especial de él y del Sr. obispo se construyó la primera Capilla de Adoración Eucarística en la diócesis de Tula y muy probablemente en el Estado. Los años pasaron y ahora hay mas capillas, me acabo de enterar de la apertura de una nueva en Zimapan y es que los frutos han sido muchos, las experiencias, los milagros, las liberaciones, las sanaciones han dejado una profunda huella en la fe de los cristianos católicos, incluso en personas que no tenían fe o que eran de otra confesión religiosa. Porque cuando el Señor es elevado atrae a todos hacia si (Jn 12,20-33).  Un remedio que la Virgen María dijo en Huatusco, para detener la apostasía que viene del sureste y que forma diques espirituales. La primera experiencia que tuve con algo así fue en Villahermosa cuando apenas habían 8 capillas, hoy en día suman mas de 40, la necesidad de la presencia de Dios se hace cada vez mas evidente por eso es que tantos nos hemos motivado con tan divina compañia.

Cuando se construyó la cuarta capilla en San Nicolás fui a la inauguración y llevé mi no tan vieja pero descompuesta cámara digital a la cual se le rompió el display; éste bloguero dijo, bueno a ver que fotos logro tomar pues no hay manera siquiera de ver incluso los menús de función, solo es apuntar y disparar. Mientras presionaba el botón, miraba con algo de envidia la cámara de reconocida marca de otro sacerdote también amigo y le decía al Señor "Caray jefecito, ayúdame a conseguir una buena cámara para que te pueda servir", pues tal parece que las que uso en éste apostolado siempre algo les pasa.


Fotografía eclipsada en pleno día en la que se aprecia al obispo llevando la Eucaristía seguido por el Padre José.
Y entonces ocurrió algo sumamente espectacular en la inauguración de la IV capilla de la diócesis, cuando Don Juan Meléndez lleva al Santísimo seguido por el Padre José Juan yo tomaba fotos sin ton ni son, pero hubo una que luego de analizarla una y otra vez, no logro entender por qué tuvo ese efecto en la imágen, el tubo que sostenía la lona que protegía a la asamblea de los rayos del sol fue opacado en ese momento por el Sol de Justicia que caminaba en medio nuestro y quien parecía decirme,"no necesitas tanto para mostrar mis maravillas", pues no son los artilugios tecnológicos sino a la persona objeto de tal esfuerzo y dedicación. Yo veo como muchas personas esfuerzan en tanto en exponer sus habilidades en edición digital y software con efectos especiales para dar a conocer e impactar a la audiencia, pero Dios con una sola fotografía como ésta y muchas otras que hemos visto, pueden motivar a tantos corazones a quienes se revela desde la simplicidad.


Padre Germán le tengo una sorpresa
En la homilía de ésta celebración el Padre Germán nos habla del sufrimiento, del sacerdocio y de la redención y nos cuenta anécdotas que luego entrelazan en historias que van tomando forma en vidas transformadas en el amor pues parafraseando a San Juan Pablo II quien decía "Ordenarse sacerdote es morir a sí mismo". Son éstas situaciones providenciales que nos hace decir coloquialmente "Dios los hace y ellos se juntan" como la anécdota que nos cuenta el Padre José y al Padre Germán quién da la homilía, ambos estuvieron como seminaristas ofreciendo un regalo a San Juan Pablo II y años después se vuelven a encontrar en diferentes circunstancias en los caminos del Señor, quien es el camino.

Habían designado a alguien mas para darle el regalo al Papa Juan Pablo II

"... Que Dios le de otros 25 años y mas para seguir sirviendo..."


Luego de la celebración eucarística pudimos compartir el pan y la sal con toda la comunidad que alegre festejaba la gran bendición de tenerlo como párroco. Los huapangos, el baile y la amable compañia de sus familiares y amigos nos recordaron silenciosamente en el corazón que formamos «Un solo cuerpo y un solo Espíritu, una sola esperanza. Con un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos» (Ef. 4, 4-6).


Nos leemos pronto y que la paz de Nuestro Señor Jesucristo reine en sus corazones y que la maternal protección de Nuestra Madre del cielo los proteja siempre, amén.




1 comentario:

Lidavel Salcedo dijo...

Hola quisiera que usted los visite tengo una hija enferma con multiple sclerosis vivimos en 17-20 Madison Street apt 3R Ridgewood NY 11385 se llegua en el bus Q58 hasta la parada Seneca