sábado, 5 de abril de 2014

Traeré de muy lejos mi saber y a mi hacedor daré razón (Job 36:3)

Ampárame Dios mio que me refugio en tí (Sal 15) comienzo ésta publicación pidiendo el auxilio divino, ya que luego de meses sin escribir en el blog debido en primer lugar a la obediencia de los hermanos de la Renovación Carismática Católica y al Padre Heri, aunado a la carga de trabajo, las fatigas emocionales y cosas que pasan en la vida, tomo de nuevo impulso para seguir contando la historia de Jesús en nuestras vidas, hay tantísimas cosas quiero escribir y que no he podido, en gran parte he identificado la asedia y luego las ocupaciones y preocupaciones que el mundo nos impone. Si el Señor me lo permite pronto estaré escribiendo mas a menudo aunque como se darán cuenta la actividad en las redes sociales no se ha detenido.

El relato que quiero contarles es una experiencia maravillosa con el Padre Hieronymus Timo en un Congreso de liberación, llegué al segundo día del retiro, la noche previa las liberaciones habían estado muy fuertes sin embargo si me toco ver manifestaciones del maligno pero también a muchos hermanos que vivieron una experiencia renovadora en el amor y la amistad con Jesús.

El Padre Hieronymus Timo nació en una pequeña isla de Indonesia donde la mayoría es católica pero comparativamente con los musulmanes y de otras religiones son una minoría. El sacerdote quien hace oración de liberación nos cuenta como inició en el sacerdocio con los Misioneros del Verbo Divino y como llegó a México.

Voy descubriendo como Dios me va dando el carisma de liberación

 "...Como un niño tuve que aprender español en la UNAM..."

Esa tarde pude confesarme y vivir la poderosa oración de liberación, quiero contarles lo que significa vivir una experiencia así, es algo sin igual, es como si te dieran una mente nueva como dice San Pablo a los Romanos 12:2 "Transformaos mediante la renovación de vuestra mente", todo lo vivido queda atrás y se vive en la paz que solo Cristo da.

Santa misa y oración de liberación


Sin embargo, desde octubre que pude estar con él y luego de varios retiros en los que mucha gente fue liberada, enfermos encontraron consuelo al visitarlo y vivir otras fuertes experiencias, atendió el llamado de su obispo y ahora se encuentra en el Estado de Oaxaca a donde le deseamos una fecunda labor apostólica. Fue traído de muy lejos para liberar a tantos ahora que en nuestro país en el que se ha desatado una maldad inimaginable en otros tiempos, oremos por él y por todos los misioneros laicos que entregan su vida al servicio de ésta obra.

Ese día estuvieron en la alabanza y predicación el hermano Dr. Pepe Nava de la RCC y la hermana Silvia Martins quién desde Colombia vino a animar en el congreso de liberación.

Dios es misericordioso pero también justicia - Dr. Pepe Nava


La acción intercesora de la siempre Virgen María - Silvia Mertins


Deseo que éstas oraciones, predicaciones y testimonios les sirva para vivir en la libertad de los hijos de Dios. Nos leemos pronto, oren también por mi.





1 comentario:

charles edward vargas dijo...

MIKI ANTES QUE NADA QUE BUENO SABER QUE REGRESAS A PUBLICAR , ES AGRADABLE VER LA ENREVISTA AL PADRE Y QUE PRIVILEGIO EL HABERLO CONOCIDO ,ME DA ESPERANZA DE SEGUIR ADELANTE.DIOS TE BENDIGA.